miércoles, 31 de mayo de 2017

TRATAMIENTOS PARA LA ANORGASMIA EN LA MUJER - Recop L Patricia Bonino Orientadora Sexual


TRATAMIENTOS PARA LA ANORGASMIA EN LA MUJER





La anorgasmia femenina, se define como la ausencia o inhibición recurrente y persistente del orgasmo, manifestada por su ausencia tras una fase de excitación normal y producida a través de una estimulación que pueda considerarse adecuada en intensidad, duración y tipo.

Los tratamientos

Las terapias son diferentes, dependen de que la mujer no haya tenido nunca un orgasmo, los haya tenido con estimulación distinta al coito, o dependiendo de cuáles sean las causas de su anorgasmia, porque si son orgánicas el tratamiento se enfoca en solucionar el problema físico.

Si la mujer nunca ha sentido un orgasmo por ningún medio de estimulación, la terapia la ayuda a tener su primer orgasmo y luego a trasladar esta capacidad a su pareja. Si la mujer sí ha experimentado orgasmos anteriormente pero actualmente no logra conseguirlos, la terapia se dirige a los posibles problemas psicológicos, personales o de pareja. Las técnicas más empleadas por los terapeutas son las del programa propuesto por Masters y Johnson, que consisten en:





* Motivar a la mujer para que explore su cuerpo y estando relajada estimule sus genitales. Explórate: No sabrás que te gusta o qué no, si no te conoces. Mírate desnuda frente al espejo y haz las paces con tu cuerpo. Entra en contacto con tu intimidad y descúbrete cómo eres. No sientas pena, piensa en que así será más fácil descubrir como si o como no te gusta.
Toca tus senos, tu clítoris, tu cabello y sigue con lo que más te agrade. Así sabrás dónde te gusta que te toquen o cómo te masturben. Podrás orientar a tu pareja para que conozcan la situación en la que se encuentran en el placer.

* Reducir las inhibiciones que limitan su capacidad de excitación y bloquean el orgasmo.

* Superar miedos asociados al sexo, como el de perder el control de sí misma durante el orgasmo.

* Disminuir la ansiedad en el desempeño sexual para facilitar el disfrute de sensaciones genitales.
Si tienes pareja, no busques de inmediato la penetración. Busca el tiempo de caricias con tu chico, deja que te toque y disfruta la excitación que produce. La penetración deberá llegar en el momento en que más cómoda o pasional te sientas

* Facilitar la comunicación sexual con la pareja, para que la mujer pueda expresarle qué estimulación le es placentera.
Toma tu tiempo Usa lubricantes





Si éste es tu caso, no dudes en acudir sola o con tu pareja con un terapeuta sexual, verás que no te arrepentirás y aprenderás a disfrutar del sexo infinitamente.








Miráte, Aceptáte, Mimáte, Reconocéte


AMIGAS RECOMIENDO LEER LOS EJERCICIOS KEGEL LO INTEGRÉ A LA PUBLICACIÓN PORQUE SI SE PRACTICAN SUS RESULTADOS SON EXCELENTES


Ejercicios de Kegel para mujeres
Los pasos básicos en una primera etapa de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico son los siguientes:
  • Antes de iniciar, vacía la vejiga por completo.
  • A continuación, contrae los músculos de la vagina durante tres segundos; luego relájalos. Repite 10 veces.
  • Después de una pausa, los músculos pubococcígeos se contraen y relajan 25 veces, lo más rápido que puedas.
  • Imagina que sujetas algo con tu vagina, mantén dicha posición 3 segundos y relaja. Realiza 10 repeticiones.
  • Imagina que lanzas un objeto con los músculos vaginales, conserva esa posición durante 3 segundos y después relaja. Efectúa 10 contracciones de este tipo.
  • Todos los ejercicios se realizan tres veces al día.
Después de varias semanas de práctica (de 4 a 6, cuando hay constancia), se puede pasar a una segunda etapa de ejercicios de Kegel:
  • Acuéstate en el piso, con las rodillas dobladas y las plantas de los pies en contacto.
  • Mantén los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada.
  • A través de la imaginación, visualiza las paredes interiores de tu vagina e intenta acercarlas, contrayendo los músculos mientras cuentas hasta 10. No debes flexionar la región del estómago ni presionar los glúteos.
  • Mantén los músculos contraídos, con la vagina cerrada, contando de nuevo hasta 10.
  • La relajación se realiza despacio, otra vez contando hasta 10. Haz una pausa y reinicia el ciclo.
  • Realiza dicho ejercicio durante 10 minutos.
Para saber si se efectúan correctamente los ejercicios del suelo pélvico, basta con colocar un dedo entre los músculos de la vagina y hacer la contracción; se debe notar que se genera estrechez a voluntad. Asimismo, durante la ejecución no se deben sentir molestias en abdomen o espalda, pues cuando esto ocurre es señal de que se tensan otras secciones o se contiene la respiración; lo correcto es mantener la relajación y concentración al máximo en los músculos del piso pélvico.



Atención vía SKYPE -  Consultáme Reserva
lp.bonino@gmail.com